Letras desprendidas de una pluma muy sencilla donde el amor y desamor son desgranados por sueños y fantasías, hilvanados con alguna realidad.
Son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta, en el silencio de mis horas.
*
*El poeta es un modisto que en sus creaciones,
hace tallas grande de sus pensamientos y,
emociones……….. Elda
*
*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos mas bellos* Hermann Hesse

....




4.8.17

Monte Etna

Bello, temible, 
majestuoso se eleva al cielo.
Sereno, activo 
con sus lenguas de fuego
que escupe como dragón furioso
caldeando los pies de los blancos velos,
para después deslizar su magma victoriosa
y engordar sus laderas escombrosas, 
donde la vida brota,
mientras duerme...

Mongibello, 
nombre que en su país le dieron.
Nacido en tierra siciliana, 
 el mar Jónico le observa
pendiente de su actividad volcánica.

Cuando la tierra se descompone,
abre sus cuatro bocas
tiñendo de rojo fulgor
su falda voluminosa,
dando luz y color a la lejanía
mientras el sol y la luna
expectantes, le miran.

Ojos viajeros se acercan
para ver su vestido de pedrería,
y esa fumarola constante
que advierte:
¡cuidado!, 
por si despierto en este instante…

Monte Etna, 
activa elevación suprema 
que mira desde el perfil de su isla 
a todo el que le observa.
👀

Admirando la inmensidad de la naturaleza,
voló sin permiso la imaginación
en pos del cálido viento,
y un perfume a menta y limón
inundo mi paisaje particular…
desconectando mi visión
por un momento,
y mi sentir te dibujó
como siempre, 
en mi pensamiento.

13 comentarios:

  1. Un viaje perfumado de imaginación, dejo a tu pluma deslizarse sobre ese Monte maravilloso, es verdad, viajar nos llena de placer y sabiduría, tus letras están impregnada de emoción y gratitud poetisa.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cómo tú lo has dicho ahí tb estaba quién tú alma clama

    Precioso poema y que chulada de viaje, seguro

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un bonito poema donde ante la grandiosidad de la naturaleza se hace hueco el recuerdo.

    Abrazo, Elda.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Y me impregno de tus palabras
    que se van de pronto a mi mente
    y me acaricia tu guitarra al son de tus baladas ardientes

    ResponderEliminar
  6. Un monte de fuego...bien lejos. Te encuentre en su furia...conozco de esos macizos sus genios algo irasible despues de la tarde cuando ya no pueden mas y respiran el pulmon de la Tierra...
    Un bello lugar para crear y recrearse...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Buen fin de semana Elda, gracias por pasar por mi Luna.
    Te abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hermoso e imponente, suele gritar y poner atención a nosotros por el maltrato dado a nuestro hogar. Suele enojarte y lo hace saber.

    Me encantó la última estrofa, bella, llena de romanticismo y recuerdo. No hagas que tu corazón se transforme en algo parecido a un volcán ... sino en él, jamás nacerán flores.

    Un cariño y disfruta.

    Juan

    ResponderEliminar
  9. Una belleza que quisiera conocer. Que suerte que pudiste estar allí y escribir una poesía homenaje que te ha brotado del corazón, que seguramente está aun emocionado ante tanta grandeza.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  10. Bellas e inspiradoras vacaciones. Me alegra un montón.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  11. M. del Rosario, María, Ernesto, Alfred, RE, Magdeli, Juan, María Rosa y Alfredo, os agradezco con cariño los comentarios que tan amablemente me habéis dejado.
    Abrazos cálidos para todos y cada uno de vosotros.

    ResponderEliminar
  12. Preciosa y precisa la descripción que haces del Monte Etna.
    Espero que te lo hayas pasado muy bien por tierras italianas.

    Abrazos

    ResponderEliminar