Letras desprendidas de una pluma muy sencilla donde el amor y desamor son desgranados por sueños y fantasías, hilvanados con alguna realidad.
Son las hojas de mi otoño tardío cuando comencé a lagrimear tinta, en el silencio de mis horas.
*
*El poeta es un modisto que en sus creaciones,
hace tallas grande de sus pensamientos y,
emociones……….. Elda
*
*Hacer versos malos, depara más felicidad que leer los versos mas bellos* Hermann Hesse

....




30.7.15

Eso que me inspiras

Pintura: Paisajes y otras vistas
Delicado, dulce y hermoso,
es eso que me inspiras
sin saber muy bien que es.

Pienso en ti, y mi pecho se dilata,
mis brazos se abren,
mis labios lucen una sonrisa
cuando pronuncio tu nombre,
y mi pulso se acelera
como si la sangre prisa tuviera
por llegar al corazón.

Este corazón sin espacio,
hace todos los días un hueco
para que te acomodes en su salón,
aquí cerquita, a mi lado,
para sentir una chispa de calor
y abrigar el invierno de mis años.

Delicado, dulce y hermoso,
es eso que me inspiras
sin saber muy bien que es,
y mientras ese halo me besa las mejillas
de forma tan sutil, 
mi invierno se vuelve primavera
entre el mes de enero y abril,
floreciendo mi piel como cerezo
en los valles de la Vera.

Delicado, dulce y hermoso,
es eso que me inspiras
sin saber muy bien que es.


23.7.15

Fruto prohibido

Tengo ganas de asomarme a la ventana de tus ojos
y ver la profundidad que tiene tu mirada,
encontrar tu alma presa a la mía 
y viajar en el tiempo 
donde la luz no termina y es rosada.
Tengo ganas de apoyarme en las palmas de tus manos,
palomas blancas que acaricien mis mejillas,
llorar sobre tu hombro la emoción de conocerte
prendida en el ojal de tu camisa.
Tengo ganas de sentir tu respirar continuamente,
rozando mis ojos que te miran,
mientras tus labios buscan el hueco de mi pendiente,
y soñar que en mi almohada tu respiras.

Sueño e imaginación se besan,
las letras se enlazan 
y surge un amor desconocido
haciendo juegos de palabras,
nada más… 

porque tú, 
eres fruto prohibido. 
                                                 

15.7.15

Me imaginé en el Sahara


Un parpadeo brillante de la luna,
vino a despertar con sus pestañas
al viento dormido en las dunas.
Su aliento avisó al sol, 
que entre las arenas despertaba
con sonrientes reflejos de color .
Tan maravillosa era la visión,
que el corazón quedó parado por segundos
en el velo del suspense,
mientras el hálito recuperaba el pulso.
Mi suspiro se elevó con el viento
y mágicas sensaciones se ondularon en mi piel.

¡Ah bello espectáculo!,
mirada incansable
sobre los ojos del sol,
despertando a la noche
como una velada de amor.

Un lienzo en el horizonte me hizo soñar,
y como siempre que algo me seduce,
pensé en ti… 
al tiempo que la fantasía me mecía en tus brazos,
amaneciendo sobre las arenas del Sahara
en un mar de dunas color caramelo.
Un perfume en el aire de canela y té
me embriagaron los sentidos,
y todavía me dura la embriaguez…

7.7.15

Siempre miento cuando escribo

Detectarán mentiras al escribir
Siempre miento cuando escribo
y seguiré mintiendo,
mientras no tenga un abrigo 
para el invierno.
Y es que tengo en los sentimientos
bola de nieve que crece y crece,
un murmullo en el aire,
un pensamiento perdido cuando llora la tarde,
una ceguera de la luna llena,
un decir sin decir nada
porque nada tengo que decir
en la noche callada.
Doy vueltas a la ruleta del corazón
a ver si sale premio,
pero el engranaje tiene herrumbre
y atasca los sentimientos;
pero si recuerdo tu nombre
y eso no es mentira, es costumbre.
Se llena mi jaula de pájaros
cuando sopla el viento a mi favor,
y noto como si fuera primavera
y mariposas en mi interior
al sentir un instante tu pensamiento
de esa manera que siento yo.
Pero…
siempre miento cuando escribo
y seguiré mintiendo
mientras no tenga un abrigo
para el invierno.

Ya que tú, no me puedes arropar.
  





5.7.15

El niño y la luna -infantil-


Vino la luna y se escondió,
mientras los ojitos la miraban
y con ilusión la llamaban:
-Sal otra vez que estoy yo-.

La luna muy cariñosa
no quiso tenerlo a la espera,
apartó una nube oscura,
le sonrió con dulce manera.

-Vamos nene que ya es tarde-
le decía su mama,
-ya ha salido la luna
y nos espera papa-.

-Mami es que la quiero ver,
me está guiñando un ojo,
quiere jugar conmigo:
que te pillo que te cojo-.

-Dile que la esperas en casa
asomado a la ventana,
allí podrás jugar con ella,
hasta el resplandor del alba-.

El niño muy obediente
a la luna le hizo saber,
y ella con gran pestañeo,
afirmó que le iba a ver.

La luna llegó a la cita
después de barrer el cielo,
el niño estaba dormido
y le tapó con gran esmero.

Cuando vino la mañana
y el nene se despertó,
vio un beso en el cristal
y emocionado lo cogió.

-Mami mami, vino la luna
y me ha dejado un regalo,
un beso en la ventana,
¿juego con él en el prado?-

-Con los besos no se juega
mi niño bello y hermoso,
se guardan en el corazón
para los días más lluviosos-